GNARLS BARKLEY

miércoles, 3 de diciembre de 2008

LO MEJORCITO DE MI VERANO


MI ANGELITO SOLUCIONADOR DE PROBLEMAS....ELÍAS ES.


¡Oh, cielos! (nótese la relación con lo anteriormente expuesto...). Acabo de empezar en este mundo bloggero y no puedo parar!

Estaba intentando dormir un poco, cuando he caído en la cuenta de lo bueno que es este medio para aclarar, ordenar y exponer ideas de la forma más adecuada, así que no he podido evitar ponerme manos a la obra y dedicarle un huequín a mi querido "solucionador de problemas".

¿Quién me iba a decir a mí a comienzos de verano, que pululando por este mundo cibernauta, iba yo a toparme con algo tan distinto a lo que buscaba y al mismo tiempo tan especial?

Pues sí, Elías es.


No lo llamo "solucionador de problemas" porque en más de una ocasión se haya ofrecido voluntario gustoso a "hacerme un niño" si esa es mi ilusión y no encuentro a la pareja apropiada...aunque puestos a pedir, me gustaría encontrar a esa pareja apropiada y, en caso de que el asunto acabara en bodorrio y careciendo de figura paterna, preferiría que ejerciera de padrino...

Tampoco lo llamo así porque alguna que otra vez me haya servido de gran ayuda en el amplio y basto mundo de la tecnología para lo que él sabe que soy una patata.

Tampoco lo llamo "solucionador" porque bastante a menudo me escuche pacientemente relatos de relaciones e historias frustradas como "el misterioso vomitado" y "el perturbado de Conil" (títulos que a él tanto le divierten...)

Tampoco lo llamo así porque en una ocasión difícil este verano se preocupara real y verdaderamente por mí y me diese ese abrazo que tanto necesitaba.

Tampo porque me contagie y me anime con ese "positivismo patológico" que tanto lo caracteriza y que, si bien al principio me abrumaba y sobrepasaba, ahora me sorprende y causa admiración.

Tampoco lo llamo así porque sea capaz de deleitarme recitándome poemas, escritos con tanto talento por él mismo, como él sólo sabe, aún al teléfono.

Tampoco es mi "solucionador" porque no tenga reparos ni pereza para amenizar una velada en mi casa guitarra en mano y arrancándose a cantar.

Tampoco es así porque tenga esa sensibilidad tan especial que hace que sienta la música tan intensamente y sepa hacer la selección adecuada para la ocasión.
Tampoco lo es porque sepa buscar ayuda cuando lo necesite, sin que eso le haga sentirse menos hombre, luche cada día por enfrentarse a sus miedos y sus fantasmas y nunca se abandone.

Tampoco lo es porque realmente sea un ángel, tal y como lo demuestra en su espectáculo "Eros de la Puebla" al que asistí con unos amigos y disfruté y reí como hacía muchísimo tiempo.

Tampoco se llama así porque me hiciera partícipe de ese gran "secreto" que tanta vidilla nos da y del que tanto hemos hablado.

Pues bien, si Elías es "mi angelito solucionador de problemas" es por un compendio de todo lo anteriormente relatado, por todo el cariño que le tengo y que él bien sabe...

Te quiero un montón, guapetón!

1 comentario:

Mary dijo...

Me ha encantado lo que has escrito sobre Elias. ¡Es el amigo perfecto! Y corroborado queda que su vena artística y humorística es arrebatadora!

Por cierto, me encantan los títulos que le pones a cada una de tus historias, jajaja. El perturbado de Conil... eres genial.
Un besito