GNARLS BARKLEY

jueves, 19 de marzo de 2009

MI LECTURA





Estos días de baja estoy disfrutando enormemente de uno de mis mayores placeres, para el que tan sólo necesito un cómodo sofá o cama, patita enfermita en alto y a viajar..... La lectura. Es genial la sensación de que se haga de noche y no darme ni cuenta, enfrascada como estoy en mi(s) libro(s) o de acostarme y no tener la preocupación de tener que madrugar y obligarme a mí misma a apagar la luz para conseguir dormir mis horas...


Y pensando en la lectura me pasa que hace una semana terminé uno de los libros que más me han gustado y más he disfrutado leyendo en los últimos diez años... Se trata de "Un mundo sin fín" de Ken Follet, la continuación (en teoría, aunque no necesariamente) de "Los pilares de la tierra", otro libro fascinante. Todos conocemos ese tópico: "segundas partes nunca fueron buenas", sin embargo, yo me quedo sin duda con esta segunda parte.

La sensación que he tenido en esta última semana tras acabar el libro en cuestión, ya la había sentido anteriormente al acabar otro libro que también me había llegado al corazoncito, pero nunca la había sentido como ahora. Es extraño pero tengo la sensación de que tras meses de lectura (el libro es bien largo) he llegado a entablar y sentir una relación (unilateral y unidireccional, por supuesto) con ciertos personajes del libro que me han llegado bien dentro y esto ha hecho que ahora los eche de menos como si fueran algunos de mis amigos. Es muy raro y me hace acordarme y pensar en cierto modo en las relaciones virtuales: cómo sin conocer a alguien empiezas a sentir algo por esa persona. Hasta qué punto personas/personajes nos acompañan de una u otra manera en ciertos periodos de nuestra vida de tal forma que los hacemos nuestros y dejamos que nos influyan y enseñen. Yo siento algo parecido con Caris y Merthin. Me encanta haberlos conocido.


Ahora estoy acabando otro libro (una baja da para mucha lectura...) que no quiero terminar, porque me gustaría alargar un poco más el placer de su lectura. Es otro estilo, es trepidante, es dinámico, es misterioso, es agotador y es enriquecedor, como una clase con mis alumnos y el título también me los trae a la memoria: "Ángeles y demonios" de Dan Brown...

No hay comentarios: