GNARLS BARKLEY

jueves, 11 de junio de 2009

APRENDER A VALORAR


¿Por qué será que a veces no sé valorar lo que tengo?


Me suele pasar que me quejo de vicio.


Cuando miro a mi alrededor con ojos bien abiertos y preocupándome por observar de verdad, me doy cuenta de que hay tanta gente por ahí que no tiene la suerte de tener lo que yo tengo a niveles material y emocional, y que no tiene la suerte de disfrutar y vivir las experiencias que yo vivo...


Y me pregunto ¿Por qué no valoro la mayoría de las veces?


Soy y me comporto como una niña mimada y consentida, que una vez que ha conseguido y logra mantener algo, comienza a darlo por hecho y ... eso no es justo. No es justo para mí, para mi propia felicidad que lucha por estar en alza, pero tampoco es justo para la gente que, estando siempre a mi alrededor, se esfuerza por ayudarme, por apoyarme y por hacerme cada día más feliz.
Y es que puede llegar un momento en que al dar a alguien por hecho, esa persona no se sienta valorada y decida dejarte de lado. Hasta el más dócil se cansa de serlo cuando ve que dicha actitud y dicho derroche de bondad no lleva a nada bueno.

¿Por qué sigo viendo lo malo por encima de lo bueno? Ese eterno defecto mío: poner el parche antes que la herida, sacar los "peros" a relucir antes que lo positivo...


Me mosqueo por lo que no consigo, por lo que no me dan, porque una persona no se comporta tal y como yo espero que lo haga, cuando debería estar radiante y agradecidísima por todo lo que me dan y por lo bien que esa persona se comporta consigo misma y conmigo.


Y es que tenemos tanto que agradecer, tanto que valorar y tantas personas a las que agradecer y valorar... Con esto me propongo a mí misma no arriesgar ni poner en peligro todo lo bueno que tengo a mi alrededor.

1 comentario:

Mary dijo...

Simplemente, nos han educado para querer ser perfectas, y qué gran error, porque acabamos buscando la perfección en lo que nos rodea, y en el inconformismo....