GNARLS BARKLEY

lunes, 20 de junio de 2011


Con lo que yo me he quejado de tener que cuidar tantas veces del "pupas" y ahora me tengo que callar. Esta vez has sido tú el enfermero y yo la enferma. Ha merecido la pena pasar por mi convalecencia si en el proceso he podido comprobar lo bien que sabes y quieres cuidar de mí. Ahora y en el futuro, dices además.

Tú haces que todo parezca más sencillo y menos doloroso.

Gracias por tu entrega, seguridad y apoyo.

Pero lo que más me ha impresionado es entrever todo lo que eres capaz de hacer por alguien a quien quieres. Y es que aún hay quien está por venir, a quien querrás mucho y que tendrá la suerte de sentir esa seguridad que ofreces y ese apoyo que nunca decrece.

Contigo sí.



Cada vez más cerca... ¿estás nerviosa?

Hace poco me he topado con una situación que me ha dejado totalmente perpleja. La protagonista de dicha situación es una de mis mejores amigas que llevaba un tiempo luchando con su pareja por salvar una relación sentimental que estaba destinada a fracasar.

Lo irónico es lo que su ex pareja llegó a hacer:

¿Cómo se puede pretender recuperar a alguien escribiendo dos folios enteros llenos de defectos o comportamientos negativos de esa persona que se quiere recuperar? ¿Quién pretende sacar algo positivo de tanta palabra negativa?

¿Cómo se puede construir cuando estás destruyendo?


Cuando amas a alguien,

haces lo necesario para ahorrarle el más mínimo momento de sufrimiento.

Eso es el amor.